Folio 193v

 

Irado contra la corte do está el buen rey don Fernando.

Todos dizen, ‘Ahé el que mató al conde loçano.’

Quando Rodrigo bolvió los ojos, todos ivan derramando,

avién muy grant pavor d’él, e muy grande espanto.

Allegó don Diego Laínez al rey besarle la mano.

Quando esto vio Rodrigo non le quiso besar la mano.

Rodrigo fincó los inojos por le besar la mano.

El espada traía luenga, el rey fue mal espantado.

A grandes bozes dixo, ‘¡Tiratme allá esse pecado!’

Dixo estonçe don Rodrigo, ‘Querría más un clavo,

que vós seades mi señor, nin yo vuestro vassallo.

Porque vos la besó mi padre, soy yo mal amanzellado.’

Essas oras dixo el rey al conde don Ossorio, su amo,

‘Dadme vós acá essa donzella, desposaremos este loçano.’

Aún non lo creyó don Diego, tanto estava espantado.

Salió la donzella e tráela el conde por la mano.

Ella tendió los ojos e a Rodrigo començó de catarlo,

dixo, ‘Señor, muchas merçedes, ca este es el conde que yo demando.’

Allí desposavan a doña Ximena Gómez con Rodrigo el Castellano.

Rodrigo respondió muy sañudo contra el rey castellano,

‘Señor, vós me desposastes más a mi pesar que de grado,

mas prométolo a Cristus que vos non bese la mano,

nin me vea con ella en yermo nin en poblado,

fasta que vença çinco lides en buena lid en canpo.’

Quando esto oyó el rey fízose maravillado,

dixo, ‘Non es éste omne, más figura ha de pecado.’

Dixo el conde don Ossorio, ‘Mostrárvoslo he privado.

Quando los moros corrieren a Castilla, non le acorra omne nado,

veremos si lo dize de veras o si lo dize bafando.’

Allí espedieron padre e fijo, al camino fueron entrados.

Fuésse para Bivar, a Sant Pedro de Cardeña, por morar í el verano.

Corrió el moro Burgos de Ayllón muy loçano,

e el arrayaz Bulcor de Sepúlveda muy honrado,

e su hermano Tosios, el arrayaz de Olmedo muy rico e mucho abondado.

Entre todos eran çinco mill moros a cavallo.

E fueron correr a Castilla e llegaron a Bilforado,

e quemaron a Redezilla e a Grañón de cabo a cabo.

A Rodrigo llegó el apellido quando en siesta estava adormido.

Defendió que ninguno non despertasse a su padre, sol non fuesse usado.

Métense a las armas e cavalgan muy privado,