Folio 191v

 

Galdín Laínez fue casado con fija del conde don Rodrigo,

con el conde de Alva e de Bitoria,

e fizo en ella un fijo quel’ dezían don Lope,

donde vienen estos Laínez, de don Luis Díaz de Mendoça.

El infante Laínez era casado con fija del conde don Álvaro de Feuza,

e fizo en ella un fijo que dixieron Álvar Fáñez,

donde vienen estos linajes de Castro.

Diego Laínez se ovo casado con doña Theresa Núñez,

fija del conde Ramón Álvarez de Amaya e nieta del rey de León,

e fizo en ella un fijo que le dixieron el buen guerreador, Ruy Díaz.

Allí se levantó el rey.

A los quatro fijos de Laín Calvo tomólos por las manos,

consigo los puso en el estrado,

‘Oítme, cavalleros, muy buenos fijosdalgo,

del más onrado alcalde que en Castilla fue nado.

Dístesme a Castilla e besástesme la mano,

convusco conquerí los reinos de España fasta Santiago.

Vos sodes ançianos e yo del mundo non sé tanto.

Mi cuerpo e mi poder métolo en vuestras manos,

que vos me consejedes sin arte e sin engaño.

Rey soy de Castilla e de León, assí fago.

Sabedes que León es cabeça de todos los reinados,

e por esso vos ruego e a vós pregunto tanto,

quál seña me mandades fazer, atal faré de grado,

ca en quanto yo valga non vos saldré de mandado.’

Dixieron los castellanos, ‘En buen punto fuestes nado.

Mandat fazer un castillo de oro e un león indio gritando.’

Mucho plogo al rey quando los reinos se pagaron.

Bien ordenó el rey su tierra, commo rey mucho acabado.

Otorgó todos los fueros que el rey su padre avía dado.

Otorgó los previllejos de su avuelo, el conde don Sancho.

Allí llegó de Palençia el mandado que era muerto el obispo Miro.

E dio el obispado a Bernardo.

E enbiól’ quel’ confirmasse a Roma.

E vino muy buen perlado.

E otorgó sus libertades que el rey Sancho Avarca avía dado,

desde la Huerta del Topo fasta do es La Quintanilla con todo,

fasta Castiel Redondo, do es Magaz llamado,

detrás de las Cuestas de los Cascajares, do es Santo Thomé llamado,

fasta las otras cuestas que llaman Val Royado,

do llaman Val de Pero, ca non era poblado.

Mandó en los previllejos poner signo el buen rey don Fernando.